Deléitate con estos increíbles salones frescos y muy iluminados para que diseñes el tuyo. Lo mejor, es que no tienes que comprar otros juegos de muebles ni cambiar tantas cosas. Solo con los colores y texturas y uno que otro accesorio de decoración pared salón ya tendrás tu nuevo salón.

Haz un salón clásico pero ligero

No siempre lo clásico tiene por qué ser pesado. En este diseño que vemos en la foto es una muestra de ello. Vemos que tiene un estilo muy clásico. Por el estilo de las sillas y por la mesa, pero vemos que es muy ligero y muy fresco a la vista, porque hay que saber combinarlo con los tonos y diseños. Los muebles son de un estilo elegante pero moderno que lo hace ver suave en el salón. Lo mejor es que le coloques un color azulado claro. Y a las sillas otro tono de azul, tal vez un poco más fuerte. De resto, coloca en el salón colores claros como el blanco y beige. Se verá increíble.

Rompe con la monotonía de lo neutro

A veces al colocar tantos tonos neutros en nuestro salón, en vez de hacerlo ver fresco y ligero, terminamos por hacerlo ver muy simple y monótono. Lo mejor es que sepamos también como romper con eso. Pues, coloca el blanco y beige que quieras en tu salón, pero agrega detalles especiales con alegres toques de colores vivos que le den alegría y vistosidad al lugar. Por ejemplo, vemos esta hermosa butaca tapizada con un textil de pequeños cuadritos entre rosa fuerte y blanco. Y la otra es completamente rosada, además de la alfombra con flores rosa. Son detalles que le dan mucha vida a tu salón

No dejes nunca de tener ventanal

Siempre ten una gran ventana en tu salón, que permite que entre toda la mayor cantidad de luz y que puedas ver el ambiente de afuera, así no sea u gran jardín, no importa. Un detalle muy importante que debes tener siempre presente y aplicarlo, es que siempre el cristal de la ventana, sea cual sea su tamaño, debe estar impecable. Sin ni siquiera una huella, haz que parezca que no existe. Igualmente, su marco.

Salones con sofás muy oscuros

Si el sofá de tu salón tiene un tono muy oscuro, como el gris o incluso el negro, existen muchas técnicas que puedes emplear para hacerlos ver muy claros y ligeros. Lo primero que debes hacer es colocarle cojines con tonos muy claros, como el beige, mostaza, naranja, etc. Y, además, coloca unos textiles sobre los asientos que igualmente sean de colores muy claros. Estas son técnicas para que se vea mucho más claro el fuerte tono de los sofás. Recuerda, que en las paredes y otros detalles puedes colocar los colores claros que ayudarán a suavizar el diseño.

Ten siempre una vista al jardín

Siempre que puedas, pon grandes ventanales o paredes de cristal entre el salón y tu jardín. Siempre le dará mucha iluminación, amplitud y por supuesto será parte de tu salón esa belleza naturaleza. En la foto vemos que la dureza del diseño al ser todo tan blanco y con el suelo de mármol, lo suaviza de gran forma esa hermosa vista panorámica.  

Muchos salones para que escojas entre todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *